00:35 h del Domingo día 16 de Junio de 2019

Galería de Imágenes

Palabra de Vida

DOMINGO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD - CICLO C

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

DIOS UNO Y TRINO, COMUNIDAD DE PERSONAS

El pasado domingo, en Pentecostés, terminábamos los cincuenta días de Pascua, la gran celebración cristiana. Este domingo, al reanudar el tiempo ordinario, celebramos de modo extraordinario en la solemnidad de la Trinidad  Santa aquello que es ordinario y normal en nuestra existencia: la realidad de la vida cristiana como don de la Trinidad y comunión con la familia divina. Así vamos haciendo realidad la petición que Jesús nos enseñó a rezar en el Padrenuestro: EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO.
Nuestro Dios es un Dios Trino. Es Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Un misterio que no podremos entender, pero sí celebrar y vivir como cristianos. 
Cada día invocamos así a nuestro Dios, cuando hacemos la señal de la cruz diciendo "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo". O cuando le dedicamos esa breve alabanza: "Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo".
En el domingo primero después del Tiempo Pascual dedicamos cada año esta fiesta a la Santísima Trinidad, que viene a ser como el resumen de lo que hemos celebrado en la Pascua: Dios Padre nos ha salvado enviándonos a su Hijo, resucitándolo de entre los muertos y derramando sobre su Iglesia y sobre el mundo a su Espíritu Santo.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Proverbios 8, 22 31
Así dice la sabiduría de Dios: «El Señor me estableció al principio de sus tareas, al comienzo de sus obras antiquísimas.  En un tiempo remotísimo fui formada, antes de comenzar la tierra.  Antes de los abismos fui engendrada, antes de los manantiales de las aguas.  Todavía no estaban aplomados los montes, antes de las montañas fui engendrada.  No había hecho aún la tierra y la hierba, ni los primeros terrones del orbe.  Cuando colocaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba la bóveda sobre la faz del abismo;  cuando sujetaba el cielo en la altura, y fijaba las fuentes abismales.  Cuando ponía un limite al mar, cuyas aguas no traspasan su mandato;  cuando asentaba los cimientos de la tierra, yo estaba junto a él, como aprendiz,  yo era su encanto cotidiano, todo el tiempo jugaba en su presencia: jugaba con la bola de la tierra, gozaba con los hijos de los hombres.  

Salmo responsorial Sal 8, 4 5. 6 7a. 7b 9. (R.: 2a)

R. Señor, Dios nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!  


SEGUNDA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 5, 1 5
Hermanos: Ya que hemos recibido la justificación por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo.  Por él hemos obtenido con la fe el acceso a esta gracia en que estamos; y nos gloriamos, apoyados en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios.  Más aún, hasta nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce constancia, la constancia, virtud probada, la virtud, esperanza, y la esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado. 


Aleluya Ap 1, 8

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, al Dios que es, que era y que viene.  

EVANGELIO

+  Lectura del santo evangelio según san Juan 16, 12 15
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: —«Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.  Él me glorificará, porque recibirá de mi lo que os irá comunicando.  Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.»  

EL MISTERIO DE DIOS

1. LA TRINIDAD ES LA GRAN REVELACIÓN DE DIOS

1.  DIOS ES PADRE Y CREADOR como nos muestra la lectura del Libro de la Sabiduría: la creación es la obra amorosa de Dios. Contemplándola surge en nosotros la admiración y la acción de gracias: "¡Señor dueño nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra!", cantamos en el Salmo 8. El hombre es la criatura más perfecta por El creada, pero a su vez pequeña ante la inmensidad de la creación.

2. DIOS ES HIJO, QUE NOS AMA HASTA EL EXTREMO de dar su vida por nosotros, que se hizo hombre para enseñarnos  a querernos como hermanos. Nos muestra que sólo es feliz aquél que es capaz de darse al otro, de perdonar una y otra vez como El nos perdona. Por El hemos recibido "la justificación por la fe y estamos en paz". Ahora nos encomienda a nosotros la tarea de continuar su misión por el mundo: "Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado".

3.  DIOS ES ESPÍRITU QUE NOS FORTALECE Y NOS DA SU ALIENTO. Alguien dijo que el Espíritu es el gran desconocido en la Iglesia. Ahora es el tiempo del Espíritu. Con El viviremos nuestra fe, porque no es cuestión de doctrina, sino de vivencia. Decía San Juan que "sólo el que ama conoce a Dios". El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones, no lo echemos en saco roto, aprovechemos el regalo que se nos hace a raudales. ¿De qué nos serviría conocer algún bien, si no lo amásemos? Conocemos que Dios es comunidad: Dios es amor y amor entre personas. Un misterio sí, pero también una realidad gozosa que nos anima en nuestro caminar como miembros de la comunidad de los que siguen a Jesucristo.

Consignas de este día: 1ª "Tres pero uno", Hemos de trabajar por imitar y alcanzar de Dios la unidad: "Que sean uno como nosotros -dice Jesús- para que el mundo crea".

2ª "... en la tierra como en el cielo": hacer de nuestra vida un trasunto de la del cielo. Hacer siempre y en todo la voluntad del Padre.
3ª Comunión en la verdad y comunión en el amor. Comunión de vida personal. Esta es nuestra fe y nuestra esperanza. Y esto es también lo que cada domingo expresamos y alimentamos al participar en la Eucaristía de Jesús.
¿Qué influjo tiene en nuestras vidas el Dios trinitario? ¿Creemos, celebramos y vivimos nuestra fe y nuestra consagración bautismal a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo? ¿Nos integramos como piedras vivas en la Casa de Dios?

AGENDA PARROQUIAL

Viernes 14 de junio.- PRESENTACIÓN sobre la EUCARISTÍA en el Salón  Parroquial de Cristo Rey a las 19 horas (Catequesis de adultos).
Domingo 16 de Junio.- Solemnidad de la Santísima Trinidad.
Viernes 21, 22 y 23 de Junio.- TRIDUO DEL AMOR. 20, 20 y 19 horas.
Sábado 22 de Junio.- Vísperas  a las 18 horas en la Catedral.
Domingo 23 de Junio.- SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI. 
    A las 10 h. Misa y Procesión desde la Catedral a las 11 horas.
                      Misas en Cristo Rey, el sábado: 19 y 20 horas.
Parroquia de Cristo Rey Jaén 2008 ©